La collection jésuite des Fontaines

La Collection jésuite des Fontaines a été déposée à la Bibliothèque municipale de Lyon pour 50 ans, suite à la décision de la Compagnie de Jésus de fermer le Centre Culturel des Fontaines situé à Gouvieux, près de Chantilly (nord de Paris). Elle compte 500000 documents.

Hélyot Pierre, Histoire des ordres monastiques, religieux et militaires, 1718 (SJ HO 002/7)La Colección jesuita de Des Fontaines ha sido depositada en la Biblioteca Municipal de Lyon por 50 años, después de que la Compañía de Jesús decidiera cerrar el Centro Cultural de Des Fontaines ubicado en Gouvieux, cerca de Chantilly (al norte de París). La Colección cuenta con 500 000 documentos.

El martes 20 de octubre de 1998, un convenio firmado entre la ciudad de Lyon, la Compañía de Jesús y la Universidad de Lyon, fijó las modalidades de este depósito. “Ustedes nos han confiado un colegio, nostros les hemos confiado una biblioteca”. Con esas palabras acompañando la firma del convenio, el Padre Jean-Noël Audras, Provincial de Francia de la Compañía de Jesús, hacía recordar que la municipalidad de Lyon confió a los Jesuitas, de 1565 a 1762, la enseñanza dispensada en el Collège de la Trinidad, hoy llamado Lycée Ampère.

Le centre culturel des Fontaines à Chantilly, avec à gauche la bibliothèque.La Biblioteca Municipal de Lyon garantiza ahora el inventario, la gestión, la conservación y la valorización de esta prestigiosa colección. Se necesitaron unos 37 semirremolques para transportar los 1737 armarios móviles, que contenían la totalidad de los documentos. El traslado duró dos meses, de diciembre de 1998 hasta enero de 1999.

En total, 9 846 metros lineales de obras y periódicos se reinstalaron en Lyon sobre una superficie de 1900 m², ocupando un poco más de dos pisos de los 17 que biene el silo de conservación de la Biblioteca de la Part-Dieu.

Reunida desde 1951 en Chantilly, la Colección Des Fontaines ha sido enriquecida con diversos aportes sucesivos que han constituido con los años un conjunto de gran importancia. Cerca de 300 000 volúmenes provienen de la isla de Jersey donde la Compañía se instaló en 1880, después de las leyes de expulsión de las congregaciones de Francia. En 1957, llegaron 150 000 volúmenes provenientes de la biblioteca de teología de Enghien, en Bélgica.

A estas dos Fuentes principales se añadieron dos aportes más tardíos: Vals-près-le-Puy en Auvernia (1962) y la Baume d’Aix-en-Provence (1972), que enriqueció el fondo con 60 000 libros de historia, literatura, lingüística y una colección de tesis de letras que remontan hasta 1810.

Riqueza y diversidad caracterizan este fondo

La principal característica de esta biblioteca es su universalidad y su enciclopedismo. Contiene no sólo una visión extremadamente documentada sobre cuestiones teológícas y religiosas, sino también sobre las ciencias humanas y la civilización europea de los siglos XVI, XVII y XVIII a través de las grandes corrientes intelectuales. Su idea directiva es la historia de la espiritualidad y del catolicismo en particular, situándolos en un contexto social, histórico y cultural.

Sus puntos fuertes

  • la espiritualidad (textos y grandes figuras)
  • la patrística (obras de los Padres de la Iglesia)
  • la teología (desde la Edad Media hasta hoy día)
  • la escritura santa (numerosas ediciones y comentarios de la Biblia, de la Torá y del Corán)
  • la liturgia
  • la historia de la Iglesia y de las religiones

No obstante, los 40 000 Jesuitica así como la mayoría de los libros filosóficos no han sido trasladados a Lyon, pero se pueden consultar en el Centro Sèvres, en París.

Con la clasificación temática, las obras de Lutero y de Calvino aparecen junto con las de Voltaire, Marx, Lenin y Darwin. Más allá de las ciencias religiosas, la biblioteca es testimonio de la incansable curiosidad de los Jesuitas y la amplitud de sus campos de investigación.

Biblia de Robert Estienne Paris, 1532

Una gran parte está dedicada a la historia y la geografía (especialmente con las obras de misioneros), a la literatura, al derecho, a las ciencias sociales y la historia del arte. También al esoterismo, a la francmasonería, la magia, la demonología y al ocultismo. Por otra parte, un fondo chino muy importante, rico de unos 3 000 volumenes, declina los grandes textos clásicos, las traducciones chinas de obras religiosas, también como los trabajos científicos llevados por los Jesuitas en Shangai.

La Colección jesuita de las Fuentes está consultable desde el 26 de marzo de 1999 en la sala de lectura del Fondo Antiguo. El catálogo de los impresos y de los manuscritos está consultable en el catálogo en línea de la Bibioteca Municipal de Lyon.

Pour aller plus loin